EDUCACIÓN Y POLÍTICA AMBIENTAL 
EL PENSAMIENTO AMBIENTAL DEL SUR
Buenos Aires – República Argentina

Informe, Materiales, Pagina de Videos y Libros

Durante la última semana de Noviembre de 2017, el GEPAMA-FADU junto con Ecología-UNGS en el Campus de la Universidad Nacional de General Sarmiento, se realizó el Seminario Taller sobre Educación y Política Ambiental en la Argentina y la Conferencia sobre Pensamiento Ambiental del Sur. 
El Seminario abordó desde distintas miradas y lógicas, los serios problemas existentes en el país frente a las Políticas Ambientales existentes, como así también los importantes efectos sobre la Educación Ambiental y la formación de educadores ambientales y sus impactos que en especial esto implicará, para la situación en una formación integral en el mediano y largo plazo. 
Las decisiones que se están tomando desde el Estado sobre estos aspectos, generan cada día más, una consolidación y comprensión que, de la manera en que se tratan a recursos naturales y personas, el síndrome de insustentabilidad de este llamado desarrollo por algunos, es crítico. 
Preocupados y ocupados por la seria situación socioecológica de la Argentina y los vaivenes a que las políticas ambientales están sometidas, reflexionamos durante dos días al respecto. 
La contribución de miradas tanto de los expositores como en especial también de los participantes, dejan en claro, que la sociedad civil, en sus distintas escalas y perspectivas, encuentra que el andarivel seguido en la Argentina - y en la mayoría de los países de la América Latina - no es el correcto. 
Un rico grupo de participantes activos - más de un centenar - debatió y se escuchó en la búsqueda por comprender los procesos en ciernes y lo que en realidad también esconden hoy miradas propuestas desde el Estado, como el estilo de la impronta sobre la formación y educación ambiental que hoy se está dando, junto a la potencia con que se promueven, sin comprender a cabalidad todos los costos involucrados, de políticas vinculadas a la economía verde, economía circular o bioeconomía y los nuevos acuerdos propuestos por ejemplo en el marco de la OMC, que en este Diciembre se reúne en Buenos Aires o los promovidos entre la Unión Europea y Argentina, que pondrán aún más en juego los recursos estratégicos del país, y redundarán en posiblemente, nuevos impactos y costos sociales y ambientales. 
La claridad expositiva de científicos como Gilberto Gallopín, Horacio Machado Araoz o Walter Pengue, la perspectiva de Marta Maffei sobre la educación y la formación integral en un marco de derechos de manera integral, el aporte desde las lógicas de la necesidad de nuevas políticas para un nuevo mundo de Carlos Merenson y Jorge Daneri, la especial mirada y perspectiva dada por Alejandro Yanniello desde justamente el Sur y el relevante aporte en cuanto a otra iniciativa energética de Pablo Bertinat, investigador y miembro del Taller Ecologista, dejaron entrever que entre estas propuestas y lo que hace décadas viene sucediendo con el ambiente y la sociedad cuando los gobiernos no se ocupan seriamente de ellos, y así lo han venido haciendo de forma sucesiva y ahora recargados, existe una lógica totalmente diferente: la protección del ambiente y la sociedad están en crisis. Existe además impericia en el manejo del tema ambiental, justamente en un momento crucial, en que se debería contar con una clara mirada ejecutiva y compromiso con la vida así lo ameritan. 
La situación es compleja. Las políticas y las instituciones responsables de ordenar la coyuntura y las tendencias, han venido autorizando o tolerando procesos productivos y extractivos de fuerte impacto en el ambiente, los ecosistemas, la sociedad y la propia economía sostenible, comprometiendo claramente el presente y el futuro socioambiental.
La sociedad expuesta a la voracidad extractiva, ve amenazados y violentados sus territorios, los bienes comunes y su derecho a un ambiente sano. Las autoridades brindan escasas respuestas y generalmente avanzan sobre los hechos consumados, cuando el daño es más que perceptible. El derecho a la consulta previa libre e informada está desdibujado o directamente no se aplica en la práctica cotidiana.
Todo ello, teniendo igualmente en cuenta que tenemos una Carta Magna que reconoce especialmente la importancia de este cuidado ambiental. Tampoco, a pesar de mencionarlo recurrentemente, parece escucharse pero más bien leerse en la profundidad necesaria, las advertencias que desde incluso distintas formas de religiosidad, sea desde los pueblos originarios hasta la Santa Sede, entre muchos otros, se vienen haciendo al respecto. 
La liviandad con que se asume, la posibilidad de cambios relevantes sobre leyes imprescindibles de al menos sostener para el país como la Ley de Bosques o de Glaciares, solo deja al descubierto que la perspectiva no es otra que la de la explotación de los recursos naturales, sean estos renovables o no renovables, sin considerar las externalidades producidas. Penoso. 
La falta de respuestas sobre la situación de los “Manuales de Educación Ambiental” - más de 380.000 ejemplares, de excelente calidad, diseño y en especial, información y formación - sigue preocupando. Durante el encuentro, además de ver estos manuales e informarnos de los costos que llevó hacerlos, se nos indicó que ahora se los ha quitado de sus depósitos en CABA y se los envió “al exilio”, en depósitos de 14 provincias distintas. De distribuirlos, socializar el conocimiento e incluso la crítica sobre los mismos, no se ha sabido nada. En esta acción, tanto el gobierno anterior como el actual, siguen un procedimiento similar. Ojalá se reflexione y estos materiales lleguen de una buena vez, a sus verdaderos destinatarios, los docentes y los niños del país. Y que no sigan el destino del reciclado…
A pesar del creciente debate social en distintos espacios sobre la problemática ambiental, no existe una política ambiental integral hacia la sustentabilidad. Los anuncios son coyunturales y efectistas. En modo alguno se promueve desde la educación y la política ambiental una verdadera apertura hacia la transición socioecológica sustentable, equitativa intra e intergeneracional que permita una convivencia estable con el resto de los seres del planeta.
Nos preocupa y entendemos que es necesario un cambio del paradigma civilizatorio, del abordaje del problema y la concreción de una nueva forma de hacer políticas, donde la información crítica sobre los impactos ambientales, nutra de manera seria, fidedigna y brinde el marco a los actores, con la esperanza en las nuevas generaciones, que llegarán a estas arenas de discusión, despojadas del vicio y mirada sobre el significado que hoy se pretender dar a la cuestión ambiental, vaciada de contenido. 
Un nuevo paradigma, significa un cambio mayor, no coyuntural, que no se contente con eficientizar el reciclado del papel, los metales o cerrar las canillas como promueve la economía verde, sino que vislumbre la seria amenaza que se tiene desde la impronta de la economía marrón y obre en el nivel y consecuencia deseado. Amerita pensar también y proponer en especial, una transición socioecológica que no se está dando. No es solo seguir denunciando procesos ya conocidos o continuar intentando entender lo ya comprendido, al estilo de un lamento permanente, sino subir un escalón más y colaborar, incidir, presionar proactivamente sobre la sociedad para ayudarle a alcanzar una nueva instancia que como dice el libro presentado en el Seminario, EL PENSAMIENTO AMBIENTAL DEL SUR: no queremos más desarrollo, queremos vivir bien.
La oportunidad está, la sociedad no ha encontrado ni tiene en los políticos actuales quién les defienda bajo esta perspectiva de cambio amplio, por lo que esta crisis social y ambiental que enfrentamos, se convierte entonces en una enorme oportunidad de transformación. Pero entendiendo que es una crisis de la modernidad y del actual paradigma civilizatorio.
El Maestro CARLOS GALANO, nos ha dado cátedra al respecto. Fue un honor tenerlo, reconocer su ciclópea tarea y promover con él, caminos futuros. Haciendo una crítica vehemente no sólo al paradigma actual, sino a la forma en que educamos y nos formamos en las distintas escalas y en especial en el cómo pensamos. Los datos lo han mostrado, de seguir así, es muy posible, que vayamos hacia el colapso. Los científicos, incluso los más escépticos, ya lo han reconocido, y alertado de manera clara y contundente, hace muy pocos días a los políticos de aquí y del mundo. 
La posibilidad de frenar y revertir el desastre, la esperanza de que la inteligencia supere a la ambición, requieren imperiosamente de otras políticas, otros conocimientos, otra educación, fundados en otro paradigma civilizatorio capaz de visibilizar la realidad, el riesgo, y construir desde la complejidad y la interdisciplina otras miradas, otros abordajes, otras alternativas al crecimiento y el consumo bancarizado exacerbados. Miradas que nos ayuden a superar la coyuntura y la trivialidad para construir otros escenarios posibles que permitan el futuro humano, el buen vivir, la justicia, el derecho, la participación, la solidaridad,…. 
La prospección de potenciales actores sociales en los territorios, la socialización y comprensión de las raíces de las problemáticas que nos atraviesan, de las interconexiones y recíprocas influencias del conflicto ambiental y la construcción de una plataforma de formación y difusión en función de esos nuevos paradigmas pueden abrirle el camino a las alternativas, a nuevos actores, nuevas políticas, nuevas culturas.
Reflexionar sobre estas problemáticas y sus posibles alternativas fue el objetivo esencial de este encuentro. Y ha sido un punto de inflexión. Un punto también de reencuentro. Y de revitalización. Varias cuestiones han emergido, desde la concreción de reuniones regionales, un Congreso Nacional de Educación Ambiental en el interior de país, redes de actores que fomenten políticas y seguramente un proceso de cambio que como una gota en el mar, golpea una vez y comienza a expandirse.
Participaron del encuentro más de 120 personas. Por tal motivo, se pasó desde el espacio inicial acordado más pequeño a uno más grande y confortable, pudieron asistir todos los que lo desearon, se reconstruyó una red futura de políticas ambientales, se presentaron dos libros: EL PENSAMIENTO AMBIENTAL DEL SUR, con autores como Enrique Leff, Gilberto Gallopín, Héctor Alimonda, Héctor Sejenovich, Victor Manuel Toledo, Silvia D. Matteucci, Nicolo Gligo, Walter Pengue, que resumen entre unos y otros, la forma de abordar el eje ambiental de AMÉRICA LATINA desde hace más de 50 años. También se presentó, EL VACIAMIENTO DE LAS PAMPAS, una obra que resume, con métricas claras, el enorme costo ambiental que implica el modelo rural que se desarrolla en el país y que de seguir así, agotará “al granero del mundo”.

Ambas obras están disponibles en formato digital como así también quienes lo deseen, para instituciones de investigación y formación, pueden requerirlo sin cargo a info@gepama.com.ar.

 

Los libros en formato digital, pueden bajarse del sitio http://www.gepama.com.ar/index.php/publi2/libros

Todo el Seminario, puede verse, tanto las presentaciones de la mañana como las discusiones e intercambios de los Talleres y la Conferencia sobre Pensamiento Ambiental, puede bajarse de la página de youtube, del GEPAMA FADU  en el sitio: https://www.youtube.com/channel/UC3dns0X5is3AAZ-qsc25hkQ

Las Presentaciones de Galano y Daneri solo en video

Hemos contado durante los días previos y las Jornadas de un conjunto de estudiantes apasionados, que derivaron tiempo propio para ayudar en estos procesos. Soledad Cuadrado, Lucio Landoni, Yanina Belén Díaz, José Luis González, Solcito Comas, María Belén Conochelli, Agustina Lavarello, María José Pacheco, Marcelo Tagliapietra colaboraron de otra forma en el éxito de este encuentro. Desde la preocupación por la limpieza del espacio, hasta la permanente colección de tomas fotográficas, hasta la “resolución ingenieril” de último momento, pasando por la devoción en el tiempo de dos días completos para filmar, de forma totalmente altruista de nuestro compañero Gabriel Vaccaro, que filmó todo el encuentro, no podemos decir más que gracias. Es gracias a cada uno de ellos, que disfrutamos de los resultados. Gracias a Gabriel, todos podrán participar y opinar sobre los videos, lo dicho y lo hecho. Gracias a Belén, tendrán la documentación de toda la participación. Gracias a Laura Ramos, que se montó la organización encima, a Andrea F. Rodríguez que coordinó la previa de manera ejemplar, a Alejandra Clar que promovió y sigue difundiendo todas las acciones, al ICO y al ICI que colaboraron y en especial, a la Universidad Pública, que entiende que estos espacios y su infraestructura están al servicio de la promoción y socialización del conocimiento y la mirada crítica e independiente de los procesos en ciernes, donde la cuestión ambiental es crucial. Asimismo, a la Directora del GEPAMA, Dra. Silvia Matteucci, quién siempre como lo fuera Jorge Morello, ha estado perceptiva para estos encuentros y miradas, y al Director del ICO, Gustavo Kohan, por ser el facilitador de los espacios y acciones que nos nuclearon esos dos días en el Conurbano bonaerense. Agradecimiento también extensivo a la Fundación H. Böll Cono Sur, por ser quién financió la edición e impresión en papel y digital de los libros que han llegado a vuestras manos. 
Quedan por lo tanto, varios productos de estos dos intensos días:
1) Un Seminario de integración que ayudó desde la Universidad pública, a reunificar los esfuerzos maravillosos de tantos educadores ambientales.
2) La iniciativa de estos educadores, en forjar el año próximo, encuentros regionales por regiones, que luego redunden en nuevamente, un gran encuentro y Congreso Nacional, y que de forma federal, se forje desde el interior de la Argentina.
3) El compromiso y pasión de Carlos Galano, por empujar estos procesos, junto con su enorme equipo de personas y apasionados seguidores.
4) La propuesta de promoción de encuentros de ciudadanos preocupados y ocupados en nuclearse y comenzar a nuevamente discutir y analizar e incidir sobre las políticas públicas y la forma de hacer política ambiental en la Argentina.
5) Dos libros producidos y presentados durante el Encuentro, que entre tantos otros, colaborarán, de manera solidaria y abierta, a la difusión de conocimiento vinculado al tema. 
6) Un grupo maravilloso de estudiantes que descubren y confirman que la Ecología y su integración a la discusión ecologista, no pueden ir por andariveles separados sino comprometidos con una sociedad que les mira y un ambiente que espera de ellos que hagan algo por él, como su Pacha Mama…
Un cordial saludo a todos. Walter Pengue